Noticias

Sophonisba Breckinridge

Sophonisba Breckinridge


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Sophonisba Preston Breckinridge, hija de un abogado, William Breckinridge, nació en Lexington, Kentucky, el 1 de abril de 1866. Su madre, Issa Desha Breckinridge, provenía de una familia política y su abuelo había sido gobernador de Kentucky a principios del siglo XIX. .

Después de graduarse de Wellesley College en 1888, trabajó como maestra de escuela en Washington antes de estudiar derecho. Aunque fue la primera mujer en ser admitida en el Colegio de Abogados de Kentucky, Breckinridge decidió continuar sus estudios en la Universidad de Chicago.

En 1901 Breckinridge recibió un Ph.D. en ciencias políticas y tres años después, se convirtió en la primera mujer en graduarse de su facultad de derecho. Después de completar sus títulos de doctorado y derecho en la Universidad de Chicago, Breckinridge obtuvo un nombramiento como profesora a tiempo parcial en el Departamento de Administración del Hogar.

En 1907 Breckinridge se convirtió en residente de Hull House y se unió a otras mujeres interesadas en la reforma social como Jane Addams, Ellen Gates Starr, Mary McDowell, Edith Abbott, Mary Kenney, Grace Abbott, Alzina Stevens, Florence Kelley, Julia Lathrop y Alice Hamilton.

Mientras vivía en Hull House (1907-1920), Breckinridge desempeñó un papel de liderazgo en el desarrollo de la Liga de Protección de Inmigrantes, la Liga Nacional de Consumidores, la Liga de Sindicatos de Mujeres y la Oficina de Niños. Fuerte defensora del sufragio femenino, fue miembro de la American Woman Suffrage Association. Defensor de los derechos civiles de los afroamericanos, Breckinridge ayudó a establecer la Asociación Nacional para el Adelanto de las Personas de Color en 1909.

Breckinridge participó activamente en el Partido Progresista y se postuló para el puesto de concejal en Chicago en 1912. Un pacifista comprometido, Breckinridge se opuso a la participación de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial y fue miembro del Partido de la Mujer por la Paz (WPP) y la Liga Internacional de Mujeres para Paz y Libertad (WILPF).

Breckinridge también trabajó con Edith Abbott en la Escuela de Educación Cívica y Filantrópica de Chicago. En 1920 se trasladó a la Universidad de Chicago y Breckinridge ayudó a establecerla como la primera escuela universitaria de trabajo social del país. Las dos mujeres también establecieron la Social Service Review en 1927.

Breckinridge fue autor de varios libros, entre ellos El niño delincuente y el hogar (1912), Absentismo escolar y no asistencia en las escuelas públicas de Chicago (1917) Administración de bienestar público en los Estados Unidos (1927), El matrimonio y los derechos cívicos de la mujer (1931) Mujeres en el siglo XX (1933), Trabajo social y tribunales (1934), La familia en el estado (1934) y Las viviendas de Chicago (1936).

Sophonisba Breckinridge murió en Chicago el 30 de julio de 1948.


Sophonisba Breckinridge - Historia

La mayoría de las personas familiarizadas con la Universidad de Chicago piensan en Sophonisba Breckinridge en relación con sus logros allí. Después de convertirse en la primera mujer en obtener su doctorado. en ciencias políticas (en 1901) y un doctorado en derecho (en 1904), ayudó a establecer la Escuela de Administración de Servicios Sociales, la primera escuela de trabajo social del país afiliada a una universidad de investigación (en 1920), y se convirtió en la primera mujer en tener una cátedra nombrada (en 1929).

En el movimiento por el sufragio femenino, Breckinridge no fue la primera en cambio, en 1911, fue elegida segunda vicepresidenta de la Asociación Nacional Estadounidense del Sufragio Femenino (NAWSA). Aunque no fue la primera en este caso, el liderazgo de Breckinridge en el movimiento por el sufragio fue significativo por varias razones. Quizás lo más significativo es que, a diferencia de muchas sufragistas blancas, Breckinridge apoyó los derechos de los afroamericanos, así como los derechos de las mujeres.

Cuando Breckinridge asumió el cargo en NAWSA junto con la primera vicepresidenta Jane Addams y la presidenta Anna Howard Shaw, se convirtió en parte del "equipo de liderazgo lésbico" del movimiento del sufragio nacional. Para estas mujeres, lo personal y lo político estaban estrechamente entrelazados. Tanto en sus relaciones privadas como en sus compromisos públicos promovieron la igualdad de las mujeres.

En un ensayo para Mujeres en la vida pública (1914), Breckinridge argumentó que la "igualdad política" era una "herramienta eficaz" para que las mujeres lograran "una condición social y económica igualitaria".

Sin embargo, como reformadora social y defensora del sufragio, Breckinridge veía el sufragio femenino como solo una parte de una lucha más amplia por la justicia social. Para Breckinridge, la justicia social incluía la justicia racial. Miembro fundador de la rama de Chicago de la NAACP y la Urban League, Breckinridge protestó por la violencia racial y exigió la igualdad racial.

Breckinridge vio el sufragio femenino como una herramienta para promover la justicia social. En un discurso de 1912 extraído del Chicago Tribune, argumentó que las mujeres necesitaban el voto para combatir "la pobreza, las enfermedades, la distribución desigual de la riqueza, los privilegios especiales y la justicia desigual".

Las estrategias retóricas de Breckinridge fueron notablemente diversas. En un momento en que el movimiento por el sufragio se estaba alejando de los argumentos basados ​​en los derechos naturales hacia argumentos basados ​​en las diferencias de género, Breckinridge combinó ambos enfoques. Invocando los derechos naturales, entonó: "Lo que queremos es la papeleta. Lo exigimos y esa exigencia es un argumento incontestable".

Breckinridge también sugirió que las mujeres tenían contribuciones únicas que hacer a la política estadounidense. Aludió a la noción de votantes femeninas como "amas de casa sociales" al sugerir que las mujeres deberían "ayudar en las tareas domésticas municipales".

También participó en argumentos "maternalistas" al utilizar el papel de la mujer como madre como justificación del sufragio femenino. Concediendo, "quizás muchas de nosotras las mujeres no sabemos tanto sobre la ley parlamentaria como los hombres", insistió: "Poseemos inteligencia con respecto a las necesidades de los niños. Eso es mucho más importante".

Aunque Breckinridge adoptó una variedad de argumentos para promover el sufragio femenino, como líder del sufragio, defendió constantemente la justicia social, incluida la igualdad racial. Ella desafió el enfoque estrecho del movimiento por el sufragio en lo que el líder afroamericano de derechos civiles W.E.B. DuBois llamó "Votos para mujeres blancas solamente".

Al mismo tiempo que el movimiento por el sufragio puso mayor énfasis en las diferencias de género, destacó cada vez más las diferencias de clase, etnia y raza. Cuando Breckinridge asumió el cargo, NAWSA abogó por el "sufragio educado", un código para requisitos de alfabetización que extendería los derechos de voto a las mujeres blancas educadas de clase media, pero evitaría que muchos afroamericanos, inmigrantes y ciudadanos de la clase trabajadora votaran.

A diferencia de muchas de sus contrapartes blancas, Breckinridge rechazó las estrategias de exclusión. Ella protestó por las pruebas de alfabetización para inmigrantes y promovió la educación para los jóvenes de clase trabajadora. También dio la bienvenida a la participación afroamericana en el movimiento por el sufragio. Invitó a Du Bois a hablar en la convención de NAWSA de 1912, donde abogó por una "democracia de sexo y color", que combina las luchas de las mujeres afroamericanas y estadounidenses por los derechos de ciudadanía plenos.

Como sufragista, Breckinridge hizo más que defender los derechos de las mujeres, instó a las mujeres a usar el voto para promover la justicia social para todos. Anticipándose a la adopción de la Decimonovena Enmienda, declaró: "Las mujeres deben familiarizarse de inmediato [con] los principales temas del día [y] votar inteligentemente y así hacer posible el mayor bien para el mayor número".

La defensa de Breckinridge en nombre de los derechos de las mujeres y la justicia social sigue siendo importante en el centenario de la 19ª Enmienda.

Tennessee fue el estado número 36 en ratificar la 19a Enmienda, otorgando a muchas mujeres estadounidenses, pero no a todas, el derecho al voto, el 18 de agosto de 1920. La Enmienda fue certificada en la Constitución de los Estados Unidos el 26 de agosto de 1920, pero sería varias décadas antes de que las mujeres afroamericanas, asiáticoamericanas y nativas americanas pudieran ejercer el derecho al voto. A la luz de las medidas contemporáneas de supresión de votantes y la creciente brutalidad policial contra las personas de color, la insistencia de Breckinridge en defender los derechos civiles de todos debe seguir informando al activismo estadounidense.

- Anya Jabour, profesora Regents de Historia en la Universidad de Montana y autora de Sophonisba Breckinridge: Defendiendo el activismo de las mujeres en la América moderna

Fotos: Biblioteca de la Universidad de Chicago, Centro de Investigación de Colecciones Especiales. Arriba: apf1-02253 Abajo: apf1-02238. Página de inicio: apf1-02252.


Sophonisba Breckinridge

Para la profesora Sophonisba Breckinridge, la educación profesional, la investigación de los problemas sociales y el trabajo directo en nombre de los servicios sociales avanzaban hacia un único objetivo: el mejoramiento del programa de bienestar para que los vulnerables de nuestra sociedad pudieran llevar una vida más rica.

Nacido en Kentucky en 1866 en una distinguida familia sureña, Breckinridge se educó en Wellesley. Después de regresar a casa para estudiar leyes con su padre, se convirtió en la primera mujer admitida en el Colegio de Abogados de Kentucky en 1892. Desanimada por las malas perspectivas de construir una práctica legal exitosa como mujer, dejó Kentucky para ir a la Universidad de Chicago a instancias de un Compañero de Wellesley inscrito allí. Aunque llegó a la Universidad por "puro accidente", nunca más se fue "sin ... un viaje de ida y vuelta".

A su llegada en 1897, inició sus estudios de ciencias políticas con el profesor Ernst Freund. De él, ella obtuvo una base intelectual para hacer valer la ley como un instrumento de bienestar social. Su instrucción informaría su trabajo durante el resto de su carrera. Se convirtió en la primera mujer en recibir un doctorado. en ciencias políticas de la Universidad justo cuando la institución se preparaba para abrir su nueva facultad de derecho. Con el apoyo de Freund, Breckinridge se inscribió en la clase de ingreso inaugural y se convirtió en la primera mujer en graduarse de la Facultad de Derecho en 1904.

Después de graduarse, Breckinridge fue nombrado profesor de la Universidad en lo que entonces se conocía como el Departamento de Administración del Hogar. Abrazó el papel como una oportunidad para efectuar cambios, introduciendo cursos sobre gestión institucional pública e instituciones públicas para niños.

Impulsada por su deseo de hacer una contribución verdaderamente útil, cambió su enfoque a lo que consideraba como "los grandes problemas sociales del momento" y se involucró en Hull House de Jane Addams. También ayudó a fundar la Liga de Sindicatos de Mujeres de Chicago y el Capítulo de Chicago de la NAACP.

A los pocos años, Breckinridge fue nombrada para dirigir el departamento de investigación de la Escuela de Educación Cívica y Filantrópica de Chicago, mientras continuaba en su puesto en la Universidad. Fue bajo su liderazgo y orientación que la Escuela de Chicago finalmente se fusionó con la Universidad de Chicago para convertirse en la Escuela de Administración de Servicios Sociales (SSA) de la Universidad.

Hasta su jubilación en 1942, Breckinridge siguió siendo una profesora dedicada, mientras continuaba dando forma a la SSA, definiendo la profesión de trabajo social y logrando más "primicias". Influenciada por su experiencia en la Facultad de Derecho, la SSA se convirtió en la primera escuela de servicio social en implementar el "método del caso". La Universidad la nombró Profesora Samuel Deutsch de Administración de Bienestar Público en 1929, convirtiéndola en la primera profesora a la que se le otorgó una cátedra nombrada. También fue la primera mujer elegida para representar a los Estados Unidos en una conferencia internacional.

Escritora prolífica hasta su muerte en 1948, la profesora Breckinridge fue autora de muchos libros, entre ellos El niño delincuente y el hogar, el trabajo de bienestar familiar en una comunidad metropolitana, la administración de bienestar público, la familia y el estado, y Trabajo social y tribunales.

En memoria de su extraordinaria carrera y su impacto de gran alcance, la Universidad nombró a Breckinridge Hall en su honor. El dormitorio se cerró para los residentes en 2016 y Breckinridge House se trasladó a International House en el campus.

Obtenga más información sobre la profesora Sophonisba Breckinridge en el sitio web de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago.


Breckenridge, Sophonisba Preston

Sophonisba Breckinridge, trabajadora social, educadora y activista social, nació en Lexington, Kentucky, en una familia con una larga historia de servicio público. Su padre era abogado, coronel cómplice, congresista de los Estados Unidos y un firme partidario de la educación de las mujeres. Su bisabuelo fue senador de los Estados Unidos y Fiscal General de los Estados Unidos durante la presidencia de Thomas Jefferson.

Breckinridge se graduó de Wellesley College en 1888 y se convirtió en la primera mujer en ser admitida en el colegio de abogados en 1895 y en ejercer la abogacía en Kentucky obtuvo un doctorado. en ciencias políticas y economía de la Universidad de Chicago en 1901 y se graduó de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago en 1904.

Breckinridge se interesó en el trabajo social en 1905 después de conocer a la fundadora de Hull House, Jane Addams, y otras personas activas en la era de reforma social de Chicago. Se unió a la facultad de la Universidad de Chicago y ayudó a desarrollar la Escuela de Educación Cívica y Filantropía de Chicago, establecida en 1903 para la educación de trabajadores sociales. Se desempeñó como decana de 1908 a 1920 y se impuso a la universidad para hacer de esta una escuela de posgrado en trabajo social. Permaneció en la Universidad como profesora colaboradora y venerada hasta su jubilación en 1942.

Judith Sealander dice de Breckinridge: & # 8220 Breckinridge, como trabajadora social, luchó por una agenda progresista de reformas. La clave de esa agenda fue la promoción de una mayor participación del Estado en los problemas sociales. Breckenridge, en funciones como inspector de salud de la ciudad de Chicago, oficial de libertad condicional del Tribunal de Menores de Chicago, miembro del comité ejecutivo de la Liga de Consumidores y # 8217, miembro de la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color y secretario de la Liga Protectora de Inmigrantes exigió la intervención del gobierno bajo los auspicios de leyes y agencias. Trabajó duro por los derechos civiles y las leyes de educación obligatoria, el salario mínimo, la abolición del trabajo infantil, la jornada de ocho horas, el establecimiento de una Oficina Federal de Niños y # 8217 y el derecho del estado de separar a los niños de padres abusivos. 8221.

Breckinridge fue miembro fundador de la Asociación Estadounidense de Trabajadores Sociales, Presidente de la Conferencia de Bienestar Social de Illinois, organizador y presidente de la Asociación Estadounidense de Escuelas de Trabajo Social, editor en jefe y colaborador de Social Service Review.


Blog de Historia Legal

La University of Illinois Press ha publicado una biografía sobre la importante reformadora y académica del siglo XX Sophonisba Breckenridge: Sophonisba Breckinridge: Defendiendo el activismo de las mujeres en la América moderna (2020), por Anya Jabour (Universidad de Montana). Una descripción de la prensa:

La notable carrera de Sophonisba Breckinridge se extendió desde la Guerra Civil hasta la Guerra Fría. Participó en prácticamente todas las campañas de reforma de las eras progresista y del New Deal y se convirtió en una figura de renombre nacional e internacional. Su trabajo informó el activismo de las mujeres durante décadas y continúa dando forma a la política progresista en la actualidad.

La biografía de Anya Jabour redescubre esta revolucionaria figura estadounidense. Después de obtener títulos avanzados en política, economía y derecho, Breckinridge estableció la Escuela de Administración de Servicios Sociales de la Universidad de Chicago, que se convirtió en un grupo de expertos feministas que promovió la política de bienestar público e impulsó a las mujeres a puestos de liderazgo. En 1935, los incansables esfuerzos de Breckinridge para brindar ayuda gubernamental a los desposeídos culminaron con su nombramiento como asesora de programas para la nueva Ley de Seguridad Social. Breckinridge, activista desde hace mucho tiempo en movimientos internacionales por la paz y la justicia, también influyó en la formación de las Naciones Unidas y propuso la idea de que "los derechos de las mujeres son derechos humanos". Su compromiso de por vida con la justicia social creó un legado duradero para generaciones de activistas progresistas.

"En prosa propulsora, Anya Jabour da vida a la feminista progresista Sophonisba Breckinridge, cuya carrera de cuarenta años como defensora de la justicia social proporciona un modelo de 'paciencia apasionada' para los progresistas del siglo XXI". - Robyn Muncy

"Anya Jabour ha escrito una biografía sobresaliente de Sophonisba Breckinridge. Me ha convencido completamente del importante papel de Breckinridge en la historia de Estados Unidos y de las mujeres y cuánto de cada uno revela su activismo de toda la vida. La investigación es amplia y la redacción es impecable". -Joan M. Johnson


Breckinridge fue la primera mujer representante de Estados Unidos en una conferencia internacional de alto nivel, la Conferencia de Montevideo de 1933, por George C. Herring, Oxford University Press, 2008, p. 499. En línea en Google Books. Consultado el 20 de septiembre de 2011.

Se graduó de Wellesley College en 1888 y trabajó como maestra de escuela en Washington, DC enseñando matemáticas, antes de regresar a Lexington para estudiar derecho en la oficina de su padre. En 1895 se convirtió en la primera mujer en ser admitida en el Colegio de Abogados de Kentucky. Fitzpatrick, Ellen F. & quot; Académicas y activistas: Mujeres científicas sociales y el impulso de la reforma, 1892-1920 & quot; Ph.D. disertación, Brandeis University, 1981.

Como no tenía clientes que contrataran a una abogada, dejó Kentucky después de unos meses para convertirse en una estudiante de posgrado en la Universidad de Chicago. Su tesis para el Ph.M. grado en 1897 fue en "La Administración de Justicia en Kentucky", y su Ph.D. en Ciencias Políticas llegó en 1903 con su disertación, & quot; Licitación legal, un estudio en historia monetaria de Estados Unidos & Inglés & quot. Fue en 1904 la primera mujer en graduarse de la facultad de derecho de la Universidad de Chicago y la primera mujer en ser admitida en la Orden de la Coif, una sociedad escolástica legal honoraria. Una redactora de noticias en Paris, Kentucky anunció su logro y dijo que Breckinridge "es considerada una de las mujeres más brillantes del Sur". Paris, Ky., 17 de junio de 1904, col 3, p. 5. Registro digital. , Biblioteca Digital Kentuckiana.

En 1907 se mudó a Hull House y comenzó a trabajar seriamente con los primeros líderes del movimiento de casas de asentamiento de Chicago en temas como capacitación vocacional, vivienda, delincuencia juvenil y absentismo escolar. Breckinridge trabajó con la graduada de Vassar College y reformadora social Julia Lathrop, el ministro de evangelio social Graham Taylor (fundador de la casa de asentamiento, Chicago Commons) y otros para crear la Escuela de Educación Cívica y Filantropía de Chicago, convirtiéndose en su primera (y única) decana. Archivos de la Escuela de Cívica y Filantropía de Chicago, 1903-1922, en el Departamento de Colecciones Especiales de Roger y Julie Baskes, Chicago, Illinois. En 1920, Breckinridge y Lathrop habían convencido a la Junta de fusionar la Escuela en la Universidad de Chicago, formando la. En 1927, el cuerpo docente de esta nueva unidad académica creó la revista académica Revisión de servicios sociales que sigue siendo la principal revista en el campo del trabajo social. Breckinridge fue uno de los editores fundadores y trabajó en su publicación todos los años hasta su muerte en 1948.

En 1909 se había convertido en profesora asistente de economía social, y más de diez años después (1920) finalmente convenció a sus colegas masculinos de sus habilidades de investigación y obtuvo la titularidad como profesora asociada en la Universidad de Chicago. De 1923 a 1929 también fue decana de la Facultad de Artes, Letras y Ciencias. Obtuvo la cátedra completa en 1925 y en 1929 se desempeñó como decana de estudiantes de servicios sociales preprofesionales y profesora Samuel Deutsch de administración de bienestar público hasta su retiro de la facultad en 1933.

"Mi historial allí no fue distinguido", escribió, "pero la facultad y los estudiantes fueron amables, y el hecho de que la facultad de derecho, al igual que el resto de la Universidad" aceptara a estudiantes hombres y mujeres en igualdad de condiciones públicamente "().

Recibió títulos honoríficos por:

  • Oberlin College en 1919,
  • Universidad de Kentucky en 1925,
  • Universidad de Tulane en 1939, y
  • Universidad de Louisville en 1940.

La Universidad de Chicago alberga actualmente a estudiantes de pregrado en Breckinridge House, que lleva el nombre de Sophonisba Breckinridge, donde los estudiantes celebran el & quotSophie Day & quot a principios de la primavera.


Creadores de historia, Parte II: El congresista y la amante de # 039


De los Archivos del Museo Sheldon: El año pasado publicamos varios artículos sobre mujeres locales notables en reconocimiento del centenario de la aprobación de la 19ª Enmienda a la Constitución, que otorgó a la mayoría de las mujeres estadounidenses el derecho al voto. En esta serie de dos partes, nos enfocamos en dos mujeres increíbles que desafiaron el status quo de la vida de fines del siglo XIX. Sus historias ofrecen solo un vistazo de lo que se esconde en nuestros archivos. Este es el segundo artículo publicado en esta serie. Lea el primero aquí.

En el centro de las historias de Sophonisba y W.C.P Breckinridge, pero ausente de nuestro archivo, como tantos otros, está Madeleine Pollard. Nacido en 1866, el mismo año que Sophonisba, Pollard tenía ambiciones similares para la vida pública, pero pocas oportunidades. Al igual que Sophonisba, sobresalió en la escuela, donde fue alabada como una escritora prometedora, pero su origen humilde la obligó a depender del patrocinio de hombres más ricos para financiar su educación y avanzar en su carrera.

En 1884, a los 21 años, Pollard conoció al congresista W.C.P. Breckinridge por casualidad en un tren. Acosada por problemas de dinero que amenazaban sus estudios en Wesleyan Female College en Cincinnati, Pollard siguió su encuentro casual con una carta a Breckinridge, quien en ese momento era una destacada abogada. Fue a Cincinnati para hablar sobre su situación y se enteró de que estaba en peligro de casarse con un granjero de Lexington mucho mayor y mayoritariamente analfabeto que había financiado su educación. Un romance entre Pollard y Breckinridge comenzó días después. Posteriormente Pollard dejó la escuela, se mudó por todo el país y dio a luz a tres de los hijos de Breckinridge mientras su carrera política se disparaba. Mientras tanto, prometió que, tras la muerte de su esposa, se casaría con ella.

Este arreglo, incluso con su manto de ilegitimidad, fue satisfactorio para Pollard. La congresista proporcionó la entrada que ella deseaba en la élite política. Se mudó a Washington, D.C., en 1887 y, con el patrocinio de Breckinridge, consiguió puestos en el Departamento de Agricultura y la Oficina del Censo.

En junio de 1892, Pollard llegó al Bread Loaf Inn en Ripton. Había sido invitada a petición del propietario Joseph Battell, a quien había conocido en Washington. Los otros residentes de Bread Loaf inicialmente desconfiaban de la joven sin escolta, pero Pollard los cautivó rápidamente con un ingenio e intelecto que luego se usaría en su contra como evidencia de su carácter intrigante.

Pollard tenía mucho en común con los adinerados habitantes de Nueva Inglaterra que veraneaban en Bread Loaf. Tenía estudios universitarios, era funcionaria pública en Washington DC y era una escritora en ciernes que viajó en los círculos sociales del novelista Charles Dudley Warner y el escultor Augustus Saint-Gaudens. Otro residente de Bread Loaf describió a Pollard portentosamente como "uno de los huéspedes más interesantes de la posada, porque es probable que oigamos hablar de ella en un futuro próximo".

Es probable que Pollard se enterara en Bread Loaf de la muerte de la esposa de Breckinridge, momento en el que comenzó a presionar a su amante para que cumpliera su promesa de matrimonio. Sin embargo, en julio de 1893, mientras se recuperaba de un aborto espontáneo en Virginia, Pollard se enteró de que Breckinridge se había casado con otra mujer. Dos semanas después, Pollard lo demandó por incumplimiento de la promesa de matrimonio.

A lo largo del juicio, que se convirtió en un pasatiempo nacional cuando golpeó la recesión de 1893, surgieron dos narrativas de Madeleine Pollard: la aventurera socialista y la colegiala agraviada. El equipo legal de Breckinridge aprovechó una ansiedad cultural sobre las mujeres "públicas", mujeres que le dieron la espalda al hogar y al hogar para establecerse en el mundo. Consideran las aspiraciones literarias de Pollard como una artimaña, un medio para unirse a hombres poderosos. Incluso los propios abogados de Pollard restaron importancia a sus ambiciones profesionales, descartando sus escritos como un romanticismo de colegiala y, a menudo, sofocando literalmente sus arrebatos en la corte. Hombres de todo el país acudieron en ayuda de Breckinridge, jurando que Pollard los había seducido.

Aunque Pollard finalmente ganó su caso, nunca recibió un centavo de los $ 15,000 que le prometió el tribunal (poco menos de $ 50,000 en dinero de hoy). Una vez que fue la favorita de los círculos literarios, se convirtió en una paria social. Para los historiadores, es una nota a pie de página en el colapso de la carrera política de Breckinridge, que estalló a raíz del escándalo.

Pollard pasó a la historia de Bread Loaf como uno de los huéspedes más famosos de la posada. En una reminiscencia de 1932 de la posada y su propietario Joseph Battell, Clara Curtis señaló a cierta "Mademoiselle Ixe" que "buscaba la diversión dondequiera que viniera, sin encontrar dificultad en seducir a miembros del sexo opuesto". Curtis alega que se le pidió a Mademoiselle Ixe que se marchara temprano de la posada, antes de señalar la corrección de Battell al ni siquiera hacer referencia a la demanda posterior de la joven `` contra uno de los senadores más prominentes de Washington por incumplimiento de promesa ''.

Después del juicio, Pollard está ausente del registro histórico. Figura de los medios de comunicación nacionales durante más de un año, desapareció de los periódicos estadounidenses después de 1894. De hecho, está ausente de nuestros archivos en el Sheldon, donde su historia estaba esperando ser encontrada al margen de la historia del célebre político y su impresionante hija reformadora.

No fue hasta una investigación reciente de la académica Elizabeth de Wolfe que se descubrió el segundo acto de Pollard. Contrariamente a lo que se suponía desde hacía mucho tiempo, Pollard no desapareció en notoriedad, sino que floreció y finalmente consiguió el estilo de vida literario que siempre había deseado, esta vez sin ningún compromiso extramarital. Pollard reaparece en Londres, donde tomó clases, viajó mucho y comenzó una compañía de por vida con una mujer irlandesa llamada Violet Hassard. Para descubrir la vida trasatlántica de Pollard después del juicio, De Wolfe utilizó fuentes "menos mediadas por hombres", como listas de pasajeros de barcos, registros de pensiones e información del censo británico. Contrariamente a lo que se supone para las mujeres “arruinadas”, Pollard no murió ni en la vergüenza ni en la ruina financiera.

Las historias entrecruzadas de Madeleine Pollard y Sophonisba Breckinridge ofrecen un vistazo de cómo dos mujeres negociaron los valores patriarcales de su tiempo para abrirse camino en el mundo. El flagrante maltrato de Pollard por parte de una poderosa figura pública masculina y su demonización por parte de los medios tocan la fibra sensible en el mundo actual del #MeToo, recordándonos con qué frecuencia los logros de las mujeres se ven ensombrecidos por los espeluznantes detalles de su vida sexual. Si bien Sophonisba tenía un nombre prestigioso y, por lo tanto, un lugar en la vida pública, Pollard se perdió en los márgenes de la historia, avergonzado y olvidado. El descubrimiento de la rica vida posterior al juicio de Pollard es un llamado rotundo a buscar las ausencias en el archivo, priorizar las fuentes no tradicionales y, en última instancia, cuestionar el registro histórico. Al hacerlo, podemos restaurar la dignidad y la agencia a los silenciados por la historia.

Taylor Rossini es asistente de archivos en el Museo Henry Sheldon y se graduó en historia del arte en Middlebury College.


Sophonisba Breckinridge

Ближайшие родственники

Acerca de Sophonisba Ann Breckenridge

Sophonisba Preston Breckinridge (1 de abril de 1866 & # x2013 30 de julio de 1948) fue una activista estadounidense, reformadora social de la Era Progresista, científica social e innovadora en la educación superior.

Nacida en Lexington, Kentucky, Sophonisba Preston Breckinridge fue miembro de la élite política activa y social de la familia Desha y de la familia Breckinridge. Era hija de Issa Desha Breckinridge, segunda esposa del coronel William C.P. Breckinridge, miembro del Congreso de Kentucky, editor y abogado. Su abuelo fue el ministro abolicionista Robert Jefferson Breckinridge. Su bisabuelo fue John Breckinridge. Fue la segunda hija de cinco: Eleanor Breckinridge Chalkley, Desha Breckinridge, Curry Desha Breckinridge.

Innovador académico y educativo

Se graduó de Wellesley College en 1888 y trabajó como maestra de escuela en Washington, DC enseñando matemáticas, antes de regresar a Lexington para estudiar derecho en la oficina de su padre. En 1895 se convirtió en la primera mujer en ser admitida en el Colegio de Abogados de Kentucky.

Como no tenía clientes que contrataran a una abogada, dejó Kentucky después de unos meses para convertirse en una estudiante de posgrado en la Universidad de Chicago. Su tesis para el Ph.M. grado en 1897 fue en "La Administración de Justicia en Kentucky", y su Ph.D. en Ciencias Políticas llegó en 1903 con su disertación, & quot; Licitación legal, un estudio en historia monetaria de Estados Unidos & Inglés & quot. Fue en 1904 la primera mujer en graduarse de la facultad de derecho de la Universidad de Chicago y la primera mujer en ser admitida en la Orden de la Coif, una sociedad escolástica legal honoraria. Una redactora de noticias en París, Kentucky, anunció su logro y dijo que Breckinridge "es considerada una de las mujeres más brillantes del sur".

En 1907 se mudó a Hull House y comenzó a trabajar seriamente con los primeros líderes del movimiento de casas de asentamiento de Chicago en temas como capacitación vocacional, vivienda, delincuencia juvenil y absentismo escolar. Breckinridge trabajó con la graduada de Vassar College y reformadora social Julia Lathrop, el ministro de evangelio social Graham Taylor (fundador de la casa de asentamiento, Chicago Commons) y otros para crear la Escuela de Educación Cívica y Filantrópica de Chicago, convirtiéndose en su primer (y único) decano. En 1920, Breckinridge y Lathrop habían convencido a la Junta de fusionar la Escuela en la Universidad de Chicago, formando la Escuela de Graduados en Administración de Servicios Sociales. En 1927, el cuerpo docente de esta nueva unidad académica creó la revista académica Social Service Review, que sigue siendo la principal revista en el campo del trabajo social. Breckinridge fue uno de los editores fundadores y trabajó en su publicación todos los años hasta su muerte en 1948.

En 1909 se había convertido en profesora asistente de economía social, y más de diez años después (1920) finalmente convenció a sus colegas masculinos de sus habilidades de investigación y obtuvo un puesto como profesora asociada en la Universidad de Chicago. De 1923 a 1929 también fue decana de la Facultad de Artes, Letras y Ciencias. Obtuvo la cátedra completa en 1925, y en 1929 se desempeñó como decana de estudiantes de servicios sociales preprofesionales y profesora Samuel Deutsch de administración de bienestar público hasta su retiro de la facultad en 1933.

"Mi historial allí no fue distinguido", escribió, "pero la facultad y los estudiantes fueron amables, y el hecho de que la facultad de derecho, como el resto de la Universidad". aceptó públicamente a estudiantes hombres y mujeres en igualdad de condiciones & quot.

Recibió títulos honoríficos por:

The University of Chicago currently houses undergraduate students in Breckinridge House, named after Sophonisba Breckinridge, where students celebrate "Sophie Day" in the early spring.

When she obtained an appointment as a part-time professor in the Department of Household Administration which was a part of the Sociology department, in 1907, she also became a resident of Hull House. As a resident of Hull House until 1920, she became active in several causes, including:

When the women of Chicago gained limited voting rights in 1913, Breckinridge was one of eight women that ran for "alderwomanic" office.

1933 Montevideo Conference

Breckinridge was the first woman U.S. representative to a high-level international conference, the 1933 Montevideo Conference.

Publications and Organization Involvement

Sophonisba Preston Breckinridge (April 1, 1866 – July 30, 1948) was an American activist. Born in Lexington, Kentucky, she was a member of the Breckinridge family, the daughter of William Breckinridge, a member of Congress from Kentucky and a lawyer. Her grandfather was the abolitionist minister Robert Jefferson Breckinridge. Her great-grandfather was John Breckinridge.

She graduated from Wellesley College in 1888 and worked as a school teacher in Washington, DC, before studying law at her father's office. She later became the first woman to be admitted to the Kentucky bar. She was also the first woman to graduate from the law school of the University of Chicago.

"My record there was not distinguished", she wrote, "but the faculty and students were kind, and the fact that the law school, like the rest of the University. accepted men and women students on equal terms publicly" ([1]).

She obtained an appointment as a part-time professor in the Department of Household Administration, and in 1907 became a resident of Hull House. As a resident of Hull House until 1920, she became active in several causes, including:

African-American civil rights (she helped establish the NAACP)

She wrote several books on family, public welfare, and children. When the women of Chicago gained limited voting rights in 1913, Breckinridge was one of eight women that ran for "alderwomanic" office.

The University of Chicago currently houses undergraduate students in Breckinridge House, named after Sophonisba Breckinridge, where students celebrate "Sophie Day" in the early Spring.

The Delinquent Child and the Home (1912)

Truancy and Non-Attendance in the Chicago Schools (1917)

Family Welfare Work in a Metropolitan Community (1924)

Public Welfare Administration (1927)

Women in the Twentieth Century (1933)

The Family and the State (1934)

[edit] Organization Involvement

National American Woman's Suffrage Association (Served as vice president)

American Social Science Association (ASSA)

National Conference of Social Workers (NCSW)

American Association of Social Workers (AASW)

Chicago School of Civics and Philanthropy (CSCP)

On July 30, 1948 Sophonisba Breckinridge died from a perforated ulcer and arteriosclerosis, aged 82.


Historic Pic: Sophonisba Breckinridge


From the University of Chicago School of Social Service Administration:

Our Founding Mothers
"Their contributions to social welfare can be summarized under three main headings: contributions to professional education, the direct contributions to the social services in Chicago and elsewhere, and their research into social problems. They all served one purpose, the improvement of the welfare program so that the disadvantaged in our community might have richer lives."

-- Helen Wright
Dean, University of Chicago School of Social Service Administration
1942-56

At a time when women held little power in our society, Sophonisba Breckenridge and Edith and Grace Abbott were true pioneers. SSA and the field of social work itself owe an enormous debt of gratitude to their extraordinary talent, determination, and clarity of vision.

Edith Abbott
Grace Abbott
Sophonisba Breckinridge"

Mitchell Marks

Sid Colton

Trish Morse

Rachel Kurth

Hydepa. @gmail.com

That home in the Crain’s article with the interiors is 5001 S. Ellis, which is why I asked about Woodlawn. My guess is they might have lived on Woodlawn earlier, but I didn’t know.

Sent from Mail for Windows 10

#HistoricPic Sophonisba Breckinridge

In honor of Women’s History month—

Breckinridge is an interesting figure who finally has a biography. I’ll do a couple of days on her, but first why she’s important. Her biographer, Anya Jabour, has said this: “In a way, her career was a sort of checklist of women’s activism in twentieth‐century America. For Breckinridge, all her activities worked toward the same end: creating a just and equal society for all.”

She achieved so much against the strong headwinds of the 19th century. She attended the future University of Kentucky at the age of 14 but could not receive a degree as a woman, so after four years, she went to Wellesley. She was the first woman admitted to the Kentucky bar in 1895 though her father ran ads in the newspaper to make it clear that she was NOT a partner in his firm. She could get few clients, so moved on to Chicago to work for Marion Talbot, the Dean of Women at the University of Chicago. She was the first woman to earn a PhD in political science and economics in 1901. In 1904, she became the first woman to graduate from the Law School. Every male professor assumed she would not stay in academics. It must have been something of a triumph when she served a term as dean of the college in the 1920s and eventually was tenured as a full professor.

She studied how public policy and social reforms could address the appalling conditions for child laborers, working women, immigrants, and African Americans, joining Hull House and pushing the university to create the School of Social Service Administration (now Crown SSA after the big donor) to study what policies would effect real change. She pushed forward on every front she could, including influencing New Deal programs like the Social Security Act and the Fair Labor Standards Act.

And yet, she isn’t well-known. She was unassuming and willing to work behind the scene to get things done and let others take the center stage. I knew about her because the university named a building after her and now there's a full biography.


Chicago/SSA/Centennial

Samuel Deutsch Professor of Public Welfare Administration

For Professor Sophonisba Breckinridge, professional education, research into social problems, and direct work on behalf of the social services all advanced a single objective—the betterment of the welfare program so that the vulnerable in our society might lead richer lives.

Born in Kentucky in 1866 to a distinguished Southern family, Miss Breckenridge was educated at Wellesley. After returning home to study law with her father, she became the first woman admitted to the Kentucky bar in 1892. Discouraged by poor prospects for building a successful legal practice as a woman, she left Kentucky for the University of Chicago at the urging of a Wellesley classmate enrolled there. Although she came to the University by “pure accident” she never again left “without….a round trip return.”

Upon her arrival in 1897, she began her studies in political science with Professor Ernst Freund. From him, she gleaned an intellectual foundation for asserting the law as an implement of social welfare. His instruction would inform her work for the rest of her career. She became the first woman to receive a Ph.D. in political science from the University just as the institution was preparing to open its new law school. With Mr. Freund’s encouragement, Miss Breckenridge enrolled in the inaugural entering class and became the first woman to graduate from the Law School in 1904.

After graduation, Miss Breckinridge was appointed a professor at the University in what was then known as the Department of Household Administration. She embraced the role as an opportunity to effect change, introducing courses on public institutional management and public institutions for children.

Driven by her desire to make a truly useful contribution, she shifted her focus to what she regarded as “the great social issues of the day” and became involved with Jane Addams’ Hull House. She also helped found the Chicago Women’s Trade Union League and the Chicago Chapter of the NAACP.

Within a few years, Miss Breckenridge was tapped to head the research department at the Chicago School of Civics and Philanthropy, while continuing in her role at the University. It was under her leadership and guidance that the Chicago School eventually merged with the University of Chicago to become the University’s School of Social Service Administration (SSA).

Until her retirement in 1942, Miss Breckenridge remained a devoted teacher, all the while continuing to shape SSA, define the profession of social work, and accomplish more “firsts.” Influenced by her experience at the Law School, SSA became the first school of social service to implement the “case method.” The University appointed her the Samuel Deutsch Professor of Public Welfare Administration in 1929, making her the first female professor granted a named professorship. She was also the first woman ever chosen to represent the United States at an international conference.

A prolific writer until her death in 1948, Miss Breckenridge authored many books including The Delinquent Child and the Home, Family Welfare Work in a Metropolitan Community, Public Welfare Administration, The Family and the State, y Social Work and the Courts.

In memory of extraordinary career and far-reaching impact, the University named Breckinridge Hall in her honor.


Ver el vídeo: Forgotten Feminist: Sophonisba Breckinridge u0026 Womens Activism (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Dracul

    La respuesta autoritaria, graciosa...

  2. Daxton

    De hecho y como no adiviné antes

  3. Tumuro

    Cometer errores. Propongo discutirlo. Escríbeme en PM, habla.



Escribe un mensaje