Podcasts

Túnicas de seda de San Ambrosio para ser restauradas y estudiadas

Túnicas de seda de San Ambrosio para ser restauradas y estudiadas


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los arqueólogos de la Universidad de Bonn, que trabajan con restauradores, están preservando y estudiando las túnicas del siglo IV atribuidas a St. En el curso de examinar estas valiosas prendas de seda, han hecho sorprendentes descubrimientos académicos con respecto al desarrollo de la adoración de reliquias tempranas.

San Ambrosio (339-397) es el santo patrón de los tenderos, apicultores y panaderos de jengibre. Además, Ambrosio es también el patrón de Milán, donde descansan sus huesos en la Basílica que lleva su nombre, Sant'Ambrogio. Nacido en Trier, Alemania, comenzó su carrera como político, siendo elegido, en 374, obispo influyente de la residencia del emperador en Milán. Realizó el culto a las reliquias y se citaba con frecuencia en el catecismo. Los cantos ambrosianos están asociados con él y es honrado como Doctor de la Iglesia. Sin embargo, sorprendentemente, las túnicas de Sant'Ambrogio, que están asociadas con el santo y adoradas como reliquias, son poco conocidas.

“Estas son vestiduras maravillosamente hermosas de suntuosa seda que se han atribuido al santo”, dice la profesora Dra. Sabine Schrenk del departamento de Arqueología Cristiana de la Universidad de Bonn. Uno de ellos tiene representaciones intrincadas de escenas de caza con árboles y leopardos, mientras que el otro tejido valioso es aún más simple. Todavía no hay pruebas concluyentes de que estas túnicas datan de finales del siglo IV, aunque ciertamente no pueden fecharse mucho más tarde. De ahí que sean un testimonio muy significativo de los períodos de la Antigüedad tardía y del cristianismo primitivo.

A lo largo de muchos siglos, el tiempo pasó factura a estos famosos textiles. "Si estos frágiles hilos de seda se van a conservar durante mucho tiempo, es fundamental eliminar las capas dañinas de polvo", dice Ulrike Reichert, restauradora textil de Colonia, que ha dirigido su propio taller de restauración en el barrio de Dellbrück durante muchos años. especializada en la conservación de los primeros tejidos de seda. El paño se limpia minuciosamente con una pequeña aspiradora y cepillos delicados. "Para ello, hemos tenido que liberar con cuidado el material del vidrio protector que se había colocado sobre él", dice Katharina Neuser, colega del profesor Schrenk.

El profesor Schrenk y el equipo de restauradores han llevado su laboratorio móvil a Milán varias veces en los últimos dos años, con el apoyo de la Fundación Gielen-Leyendecker, para conocer más sobre el origen y la historia de estos textiles más allá de los trabajos de restauración. "Estas piezas fueron veneradas como las túnicas de San Ambrosio probablemente en el siglo XI", dice el profesor Schrenk. Aribert, el arzobispo de Milán, dispuso la colocación de una banda textil en el lugar donde se guardaban las túnicas. "Es una especie de etiqueta de museo tejida que indica el significado de las reliquias", dice el académico de Bonn. Sin embargo, presumiblemente, una cruz roja ya había sido cosida en una de las vestimentas mucho antes, como un indicador de su importancia para la Iglesia.

Estas túnicas se han conservado y exhibido de diversas formas a lo largo de los siglos. Durante un tiempo se almacenaron empaquetados en un cofre, en forma de sándwich, entre otras dos capas de tela. Hasta la Segunda Guerra Mundial, las reliquias se guardaban en un marco montado en un altar en la Basílica de Sant'Ambrogio; Luego obtuvieron nuevos marcos de vidrio en el museo de la Basílica, donde permanecieron hasta hace unos años. Para protegerlos de la luz, se colocaron en cajones de almacenamiento. “La presión de las pesadas placas de vidrio solo agravó el efecto de muchos siglos de deterioro”, dice el profesor Schrenk. Así que se tomó la decisión de restaurar estas valiosas sedas.

Si bien los investigadores y restauradores del proyecto ya han logrado un progreso tremendo, todavía estarán ocupados en los próximos años. "Basado en los textiles, el proyecto Ambrose revela la evolución del culto a las reliquias de una manera sorprendente", dice el profesor Schrenk. El proyecto también arrojará nueva luz sobre la historia económica de la Antigüedad tardía. Es bien sabido que la seda aún no se producía en la Europa y Asia Menor del siglo IV; el costoso hilo fue importado de China. Sin embargo, el profesor Schrenk es escéptico sobre el consenso académico de que todas las sedas de la época se tejían en el Mediterráneo oriental, principalmente en Siria. “Milán en ese momento, al ser la residencia del emperador, tenía acceso a un amplio patrocinio y usaba la seda a lo grande. Me sorprendería mucho si no hubiera habido talleres de seda allí en ese momento ”, dice el arqueólogo.

Fuente: Universidad de Bonn


Ver el vídeo: Religiosas Ecuménicas de Guadalupe, su perfil y el llamado a la Vida Consagrada (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Gushura

    No puedo participar en la discusión en este momento, estoy muy ocupado. Definitivamente expresaré mi opinión muy pronto.

  2. Verrill

    Está de acuerdo, tu idea es brillante



Escribe un mensaje